martes, 27 de octubre de 2015

Mickey Mouse, la evolución de un icono del cine



Hoy llega una entrada completamente diferente, y es algo a lo que nos vamos a tener que ir acostumbrando, hoy no soy yo el que escribe el artículo, sino alguien que conozco. Es algo que me gustaría que fuera convirtiéndose en algo si no común, corriente, ya que me gustaría dar voz en esta caja de sastre a distintas personas que conozco y que deseen expresarse aquí. El primer turno es, como no, para @OlgaBallester92 y su análisis sobre Mickey Mouse.

Introducción


En este articulo se habla sobre la evolución de un personaje muy famoso llamado Mickey Mouse empezando por la fecha de su creación hasta la actualidad.  Se repasarán los cambios que sufrirá este icono a lo largo de su historia y también se mencionarán sus mayores logros.

1928


El primer Mickey Mouse sale a la luz al final de los años 20, personaje que un joven Walt Disney se vio obligado a crear tras perder los derechos de un personaje anterior, en este caso un conejo llamado Oswald. Por tanto Mickey esta basado, en parte, en él. Su debut en la gran pantalla llego de la mano del corto “Steamboat Willie”. Este primer Mickey se caracterizaba por ser mucho más delgado que los posteriores, iba descalzo y sus pantalones eran celestes en vez de rojos y además tenían botones, aunque en la pantalla no era posible apreciarlo debido a las limitaciones técnicas en cuanto al color de la época.



En estos momentos, por supuesto, Mickey Mouse era solo uno de los personajes de su creador, Walt Disney, y aun no estaba considerado el icono que es en la actualidad, rango que iria adquiriendo con el paso del tiempo debido al éxito que sus historias alcanzaron; para acabar convirtiéndose en el icono de toda una manera de hacer cine; y de la empresa que fundó su creador.

Por tanto partimos de un personaje sencillo, que simplemente viene a rellenar el hueco dejado por otro anterior, Oswald, (se parecen mucho, su gran diferencia son las orejas, puntiagudas unas, redondeadas las otras) y así lo demuestra su grafismo y su sencillez, si lo comparamos con otros Mickeys que veremos más adelante, cuando ya se haya convertido en el buque insignia de Disney.

Década de los 30


El primer cambio de Mickey Mouse a nivel gráfico viene poco tiempo después de su creación, cuando el gran éxito del corto “Steamboat Willie” se ha hecho patente y el que iba a ser un mero personaje más empieza a crecer en importancia dentro del universo de Walt Disney. Es más, podemos referirnos a la década de los 30 como la época dorada del ratón, cuando de su mano Disney empezó a convertirse en la empresa que controlaría la industria durante casi un siglo. Sin ir más lejos más de 120 cortos de Mickey Mouse fueron realizados durante esa época. No hay que olvidar que fue en 1932 cuando la Academia del Cine premio a Walt Disney con el Oscar por la creación de Mickey Mouse.



Durante todos estos cortos el aspecto de Mickey Mouse empezó a cambiar ligeramente y a adaptarse a su nuevo estatus de estrella, es en este momento cuando aparecen por primera vez los guantes blancos y las botas amarillas, lo que les dará un aspecto ligeramente más semejante al actual si lo comparamos con el que lucía durante “Steamboat Willie”.

1940, el Mickey de Fantasía


La década de los 30 había empezado con un Mickey en auge, pero su importancia se había reducido con el paso de los años debido al auge de los largometrajes frente a los cortos que el ratón solía protagonizar. En 1940 esto se había convertido en una realidad y otros personajes más manejables y que daban mucho más juego para inventar historias largas, como el Pato Donald o Goofy, ganaron en importancia y rentabilidad dentro de la compañía. Pero este decaer de Mickey fue el que posibilitó su gran salto de personaje a icono de Disney.

Y es que el cariño que Walt Disney profesaba a Mickey Mouse le hizo crear para él un gran largometraje, que lo coronaria en el firmamento del cine clásico como si se tratará de cualquier otro de los actores de carne y hueso de la Época Dorada de Hollywood. Hablamos, como no, de Fantasía. Este largometraje, el segundo que realizaba Walt Disney tras Blancanieves y los Siete Enanitos, fue creado como una película experimental y completamente muda, donde solo se escuchaba la voz de Mickey Mouse, ya que la importancia radicaba en la música que acompañaba a la película. Y es que ocho piezas de música clásica suenan durante la película acompañando las distintas acciones que va realizando el protagonista.

El Mickey Mouse de Fantasía incluye nuevos elementos y cambios respecto a sus predecesores. Es el primero que cuenta con color en la cara y las manos, pasamos de una piel color blanca a una piel color carne, que le dota de mayor personalidad, también es la primera vez en que sus ojos son algo más que puntos en la cara y podemos observar sus pupilas. El vestuario también cambia y se vuelve más elaborado, cambiando con la película, siendo su indumentaria de brujo, con una larga túnica y un gorro puntiagudo, la más recordada.


Década de los 50


Fantasía había convertido a Mickey Mouse en el icono de Disney y esto llevo a diversos cambios en el personaje. Para empezar aumentó la dificultad para crear historias alrededor suya, algo que ya había ocurrido durante la década anterior, ya que introducir al ratón en algunas historias donde realizaba algo que no era completamente correcto podía levantar ampollas entre sus seguidores más fieles. Esto transmitió el peso narrativo y de creación de películas a otros personajes, siendo ellos quienes se encargaban de protagonizar las nuevas películas del estudio. Mickey, mientras tanto, se convirtió definitivamente en un símbolo, y su aspecto se adaptó a ello.

Los años cincuenta son los años de la consolidación de la Disney en el liderazgo de la animación: se funda Buena Vista Distribution para distribuir sus películas, se crea un programa de televisión conocido como el Club de Mickey, se inaugura el primer parque temático basado en los personajes de la empresa, Disneylandia. Y toda esta consolidación viene capitaneada, como no, por Mickey Mouse, que cada vez tiene un aspecto más cercano al actual.



Para empezar el color de su piel, excesivamente saturado en Fantasía, se vuelve más natural y gana en consistencia. Otros rasgos faciales también van adquiriendo su forma final, como es la nariz, que se ensancha y redondea, dejando detrás el aspecto puntiagudo que lucía en sus inicios. Otro cambio lo encontramos en sus orejas, que dejan de ser una circunferencia perfecta para alargarse en sus extremos y además ganar profundidad gracias a un arco interior más oscuro, lo que le da más apariencia de “oreja”. También cambia la indumentaria, su ropa se vuelve más viva y colorida, representando el optimismo que reina en la empresa.

El Mickey de los 80


En los treinta años anteriores la compañía había evolucionado y cambiado con la creación de nuevos parques de atracciones, de nuevas películas, de nuevos personajes y sobre todo la muerte de Walt Disney en 1966. Pese a todos estos cambios Mickey seguía siendo muy semejante al que había sido modificado en los años cincuenta, por lo que fue necesaria una nueva caracterización para adaptarlo a los tiempos.

La necesidad de acercarse a sus principales clientes, los niños, hace que Mickey Mouse se haga más sencillo y simpático, volviendo a parecerse al de Fantasía, las orejas se redondean de nuevo, igual que la cara, que adopta un aire mucho más aniñado, con mayor relleno e incluso pequeños mofletes. En realidad todo en este Mickey es semejante a un niño, lo vemos en su aspecto rechoncho o en su ropa, que empieza a venirle excesivamente holgada. Con esto se busca lograr una mayor identificación por parte de los niños en un Mickey que ya no está aquí para contar historias, sino para representar una compañía.


Mickey actual


En 2014 hubo una nueva remodelación que fue una vuelta al Mickey más clásico, aunque contando con las evoluciones sufridas durante su vida, sobretodo la realizada durante los ochenta. Este Mickey es aún más redondeado y tiene más apariencia de infante, reforzando lo realizado en su remodelación anterior, eso sí, también se ha simplificado, siendo un dibujo mucho más sencillo y reconocible, sin estar tan recargado.

Pero lo más importante de esta última actualización ha sido todo el cambio de su apartado técnico. Colores, luces, sombras y texturas han sido mejoradas para dotar de mayor profundidad y realismo al personaje, además de rodearle de un halo de mayor importancia. No hay que olvidar que es, en el fondo, el icono de una de las mayores empresas del mundo y, es más, una marca reconocida en cualquier rincón de la tierra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada